A comer arroz integral

    ¿Cómo?   ¿Que tarda mucho en cocinarse?   ¿Que se queda duro?   ¿Que no te agrada el sabor?   ¿Que …?  

   Vale, vale. Suficiente. 

   En breve te voy a explicar cómo puedes cocinar tu arroz redondo integral de forma que quede en su punto, y con todo el sabor. Pero antes, me gustaría comentarte cuáles son los beneficios que obtienes cuando comes de forma habitual el arroz integral, frente a su primo muuuuy lejano el arroz blanco.

    Te cuento.

El arroz integral:

  • Es un grano completo, íntegro, donde no se elimina ninguna de sus partes comestibles, permaneciendo en él todos los minerales, vitaminas, proteínas y ácidos grasos.
  • Su valor nutricional por tanto muy superior al del arroz blanco en el que prácticamente desaparecen todos estos nutrientes debido al proceso de refinamiento.
  • Es rico en fibra insoluble, que junto a la fibra soluble presente en verduras, frutas y legumbres,  son esenciales para tener un buen tránsito intestinal, controlar los niveles de glucosa y colesterol en sangre, servir como alimento a nuestra flora intestinal, entre otros.
  • Nos provee de una energía constante, pareja y sin los altibajos típicos de los cereales refinados (azúcar, pan blanco, arroz blanco, harinas blancas, etc.).
  • El cuerpo lo asimila casi al completo, dejando pocos residuos y regenerando el organismo.
  • Es de los mejores alimentos para tratar problemas intestinales.
  • Calma el cerebro y el sistema nervioso.
  • Es el grano de la meditación y el equilibrio ya que centra la energía en el cuerpo y predispone a la serenidad mental y sosiego.

   Es importante  que la mayoría de los cereales que consumamos sea en grano, más que en panes, pasta u otro tipo de procesado, aunque estos sean integrales, ya que el grano nos aporta nutrientes y vitalidad, es decir, energía, mientras que el procesado sólo nos aportará nutrientes. Y esto ¿por qué?

   Porque el cereal integral en grano tiene la memoria de la planta y es el futuro de la planta, es decir, es semilla y fruto a la vez, y si lo sembramos crecerá una mata, cosa que por cierto no ocurre sin plantamos arroz blanco, aunque éste también sea un grano.

   Sin embargo, si le damos un golpe al grano integral antes de plantarlo y lo desestructuramos, ya no crecerá nada.  Aristóteles dijo “La esencia radica en la forma”. Y efectivamente, la forma es muy importante, ya que tiene un diseño que hace que el grano sea un acumulador de energía. Por tanto, cuanto menos procesado esté un alimento, más vital y más completo será su aporte de nutrientes y de energía.

   Y ahora ya sí, os explico la cocción básica del arroz integral en olla express para que quede en su punto. Vamos allá:

og:imageIngredientes

  • Arroz redondo integral (1 taza), sal marina (pizca) y agua (2 tazas).

Preparación

  • Lavamos el arroz, lo escurrimos y lo echamos con dos tazas de agua en la olla.
  • Ponemos a calentar a fuego alto.
  • Cuando empiece a hervir, incorporamos un poco de sal y removemos un poco.
  • Cerramos la olla y cuando suba la presión, esperamos unos segundos y bajamos el fuego al mínimo.
  • Dejamos cocinar durante 40 minutos.
  • Retiramos del fuego y dejamos reposar un mínimo de 5 minutos.
  • El agua incorporada debe consumirse por completo transcurrido el tiempo indicado.
  • Es recomendable poner el arroz en remojo varias horas antes de cocinarlo. Esto es algo opcional, aunque interesante ya que lo hace más digestivo.

           ¿Que no tienes olla express?

 Pues, no pasa nada, a continuación te explico cómo cocinarlo en una cacerola.

Ingredientes

  • Arroz redondo integral (1 taza), sal marina (pizca) y agua (1 taza).

Preparación

  • Lavamos el arroz y lo ponemos en remojo la noche anterior.
  • Lo escurrimos y lo echamos en una cacerola con una taza de agua.
  • Ponemos a calentar a fuego alto.
  • Cuando empiece a hervir, incorporamos un poco de sal y removemos un poco.
  • A los pocos segundos, bajamos el fuego al mínimo y lo tapamos.
  • Dejamos cocinar durante 20 minutos.
  • Retiramos del fuego y dejamos reposar un mínimo de 5 minutos.
  • El agua incorporada debe consumirse por completo transcurrido el tiempo indicado.

 ¡¡ Y ya está!!

      Así de sencillo y de rápido, tendremos un estupendo arroz integral, que podremos:

  • Emplear en un revuelto de verduras con cebolla, puerro y calabaza por ejemplo, o cualquier otra que nos guste.
  • Incorporar a un guiso de lentejas, garbanzos, habichuelas rehogadas o guisadas, guisantes, etc.
  • Hacer bolas de arroz fritas o hamburguesas de arroz a la plancha o al horno.
  • Aderezarlo con salsas de cebolla, zanahoria, champiñones, calabaza, etc.
  • Aliñarlo con verduras escaldadas o crudas.

   Pero si eres de los que no perdona una paella, también puedes emplearlo. Te comento un par de opciones:

  1. Haces el sofrito de verduras que prefieras y al final le añades el arroz ya cocido, dejando unos 5 minutos de cocción más para que integren los sabores.
  2. Al igual que con la cocción en la cacerola, ponemos el arroz en remojo la noche anterior. Posteriormente lo incorporamos al sofrito de verduras de la paella, echamos el agua y dejamos cocinar unos 20 minutos. La cantidad de agua depende de si nos gusta la paella más caldosa o más espesa.

   En ambos casos te quedará deliciosa.

   Espero que este artículo te ayude a incorporar el arroz integral en tus hábitos de alimentación y a considerarlo como una alternativa bastante más saludable que el arroz blanco.